martes, 14 de agosto de 2007

Callo, mejor no darme mal

"Sus ojos formaban espejos en los que se miraba cada noche...mientras, por el día, vivía una vida separada del mundo de sueños, pensamientos y reflexiones en que se convertia su mente al anochecer..."


Llego a casa. La sensacion que me invade todos los dias al entrar por la puerta y al llegar a mi cuarto y ponerme a pensar es la que me ayuda a escribir esta entrada.
Recuerdo lo que ha pasado en el dia, la de cosas que he pensado y acto seguido, en vez de expresarlas, las guardo en mi mente, en ese archivo que ya esta desbordandose.
Creo que lo hago por no darme mal, por no seguir con esas conversaciones, dejo que hablen los demas y escucho, hay veces q si que suelto lo que pienso, veces que bien podrian ser contadas con los dedos de pies y manos...

Si alguien lee esto puede que se pregunte por que lo he escrito, puede que ni yo mismo lo sepa, puede que solo lo haga para intentar sacar de mis adentros todos esos sentimientos, pensamientos,etc que llevo en mi interior, y que, no se porque nunca conseguire expresarlos.

Esos sentimientos, pensamientos...que me hacen ponerme a pensar, a recordar momentos pasados, a imaginar, a entristecerme...

Y son ellos los que me invitan a de vez en cuando, entrar en este pequeño diario y escribir un texto que puede que ni tenga sentido, pero que me ayuda a echarme a la cama mas tranquilo, o por lo menos me ayuda a no estar comiendome tanto la cabeza

Ya no me sale mas que escribir, asi que me voy a despedir, pero hasta pronto, imagino, ya que ahora, aunque sea para escribir lo primero que me llegue a la cabeza, creo que visitare mas este blog...

Saludos

Arklen, ...

2 comentarios:

jose dijo...

Sólo decirte que es malo dejarse algunas cosas solo para ti, te lo digo por experiencia...
Recuerda, tienes aquí unos amigos que te pueden aconsejar, ayudar, etc...;
pero es decisión tuya contarlo o no, lo respeto.

Bueno tío, cuando lo necesites estaremos ahi;). Un abrazo^^

Soñadora Empedernida dijo...

Es una jodida casualidad que caiga aquí hoy y a estas horas.

Tenía entradas tuyas sin leer, y me estoy poniendo ahora mismo a ello. Justamente empiezo por esta y zas.

Me cae el jarro de agua fría que me pasa cuando pienso en estas cosas que describes. Como hoy.


A veces me gustaría más arrancarme los labios que seguir callando. Es totalmente opresor esto. Y sé que tú vas a entenderme mejor que ningún otro.

No voy a aconsejarte que digas lo que te pasa, puesto que sé que si pudieras lo harías.
No obstante, ya sabes.


Un beso, Ark.